Caminos que suman y siguen

A lo largo de los tiempos, se ha comparado al gran misterio de la vida con “Trenes”, “senderos”, “viajes”, en definitiva…un camino que todos estamos obligados a seguir en nuestro ciclo vital.

En ese camino lleno de misterios: ¿quién dijo que sería fácil seguir caminando?

Nos vemos sumergidos/as en constantes cambios y evolución, el tiempo no se detiene. A veces, incluso deseamos que se detenga o por el contrario, que pase rápido, muy rápido, para dejar atrás todos los malos momentos, pero por mucho que nos empeñemos, la vida continúa.

20151031_182626

Siempre se acerca una nueva semana, un nuevo mes e incluso dentro de muy poco un nuevo año.

Siempre elegimos algo nuevo que ponernos, desechamos cosas que ya no sirven e incluso pensamos en ponernos cosas que antes ni las habíamos contemplado. Siempre lleva algo nuevo, para bien o para mal.

Es en estos momentos en los que tomamos conciencia de aquello que hemos hecho y de aquello que queremos conseguir algún día. Nos replanteamos nuestras metas, las ajustados, les añadimos algo nuevo y sobre todo, aprendemos a ver las cosas desde otra perspectiva que antes no creíamos que existía.

Como decía al principio, la vida es un camino y en ese camino hay muchas etapas nuevas que no tienen por qué ser malas. En ocasiones, incluso rompemos lazos que nos mantenían en armonía, en bienestar pero la vida también te sorprende, y te abre los ojos ante situaciones que te acaban de ocurrir y que nunca imaginabas que ibas a vivir.

Dentro de lo malo, nos guste  o no siempre añadimos experiencias a pesar de que puedan ser dolorosas. Añadimos aprendizajes, personas que antes no tenían tanta relevancia pero que ahora sí, momentos especiales y otros muy dolorosos que todavía los recuerdas. Añadimos más momentos en los que ya no están algunas personas que estaban al principio, añadimos también rencores, enfados y sobre todo, miedos, porque no nos ha bastado pasarlo mal para que también tengamos miedo a estar mejor algún día y que se pueda “fastidiar” otra vez.

En definitiva, llega el último mes del año, algo simbólico pero que en realidad carece de relevancia a la hora de empezar otra vez de nuevo pero aún así, nos sirve también para tomarnos nuestro tiempo de balance, de evaluaciones, de analizar acontecimientos y hechos del pasado. Hacer un stop en el camino, mirar hacia delante  con nuevas decisiones y propuestas.

Es cierto que NO siempre sumamos, que también restamos cosas que ahora no tenemos y antes sí, pero a fin de cuentas, seguimos calculando, seguimos haciendo nuestras sumas y nuestro camino. Duele mucho restar pero quedarse como antes duele aún más y es que hay cosas que están en continuo cambio y quizá llega ese momento en el que nos damos cuenta de que no necesitábamos eso.

Hay momentos en el que sentimos que estamos restando continuamente y lo que no entendemos que todo lo bueno y lo malo y lo no tan malo, sigue sumando y seguimos aprendiendo aunque sea a base de chocarnos contra la pared muchas veces.

Un pequeño consejo, fija unos objetivos cortos que te hagan caminar hacia una gran meta.

Lo verdaderamente importante, eres tú.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s