Trabajo Social y la terapia asistida con animales

El trabajo social es una profesión que nace para dotar a los individuos, grupos y comunidades de las herramientas necesarias para la resolución de sus necesidades y obstáculos que estén dificultando su bienestar social.

En ocasiones, no es tanta la necesidad de solicitar un recurso que bien puede ser una ayuda económica o un servicio, sino más bien reducir la sensación de soledad que padecen algunas personas que podemos atender en nuestro trabajo, entre otros motivos.

Y a veces, cuando las interacciones personales se reducen o no proceden, no hay mejor amigo que un animal de compañía para devolvernos esa ilusión por integrarnos de nuevo.

Vet-Social-Work-750x400

El fuerte vínculo entre las personas y animales se ha desarrollado en una de las prácticas profesionales que poco a poco se va haciendo hueco: la intervención psicosocial asistida con animales.

Constituyen el conjunto de acciones que se llevan a cabo para facilitar la inserción social de la persona, ayudándola a recuperar/adquirir las capacidades y habilidades necesarias para el desarrollo de una vida cotidiana en comunidad de la manera más autónoma posible, así como el desempeño y manejo de las diferentes funciones sociales y necesidades que suponen vivir, trabajar, relacionarse en sociedad, para lo que el animal se convierta en facilitador y acompañante en el proceso de aprendizaje y desarrollo de la persona.

Actualmente, ya conocíamos el acompañamiento de perros guía a personas invidentes pero en España ya se están empezando a realizar desde hace unos pocos años la Terapia Asistida con Animales, en especial con perros y caballos, enfocada a niños, personas con diversidad funcional y personas mayores, principalmente.

Los animales son una fuente inagotable de estimulación que ayudan a la persona a tener esa iniciativa e implicación a la hora de atender sus demandas. La compañía incondicional que nos ofrecen es su principal virtud, bajo mi punto de vista, son fieles compañeros que pueden llegar a convertirse en excelentes terapeutas para personas que por cualquier situación estén padeciendo falta de apoyo, aislamiento, dolor ante una pérdida…

En estas terapias, también se trabaja la estimulación temprana con niños/as, la cual se basa en ayudar a los niños/as con o sin discapacidad, en su desarrollo personal, social y familiar basada en juegos didácticos en los que también participan  los padres.

En EEUU han llegado un poco más lejos, y es que leyendo sobre este tema me encontré con un artículo que hablaba sobre el Trabajo Social Veterinario.

El término “trabajo social veterinario” fue acuñado en 2002 en la Universidad de Tennessee-Knoxville por Elizabeth Strand, PhD, para describir los servicios prestados por los trabajadores sociales de Veterinaria del Centro Médico de la universidad, tales como servicios de apoyo emocional para los seres humanos frente a la pérdida de de animales de compañía, y de asesoramiento, coaching, y servicios de gestión de conflictos para los profesionales veterinarios sobrecargados por el estrés y la tristeza que caracterizan a sus responsabilidades diarias.

Aquí, son cada vez más los y las trabajadores sociales que incorporan técnicas asistidas por animales en su trabajo para una amplia ganas de fines terapéuticos:

-Reducir el aislamiento social.

-Paliar la sensación de soledad.

-Ayudar a superar un duelo.

-Ganar confianza y autonomía.

-Disfrutar del ocio

-Sensación de apoyo.

-Sensación de felicidad.

-Sensación de utilidad y responsabilidad.

Los animales domésticos son parte del entorno social de las personas y deben por lo tanto  ser, según algunos autores,  un área más en la persona a estudiar ya que en algunas ocasiones constituyen relaciones significativas que puede influir en la dinámica del sistema familiar.

Se ha señalado también la posibilidad de incluirlos en el proceso de evaluación realizado a una familia haciendo preguntas como: ¿son obedientes estos animales? ¿Están bien cuidados? De tal manera que se consideren como un miembro más de la familia en cuestión.

Varios investigadores argumentan que el papel de los animales en la vida familiar es tan significativo que deberían formar parte del modelo ecológico de trabajo social, cuyo enfoque gira alrededor de conceptos como: “comunidad”, “equilibrio entre individuos”, “naturaleza”, “ambiente”.

Diversos estudios han mostrado la utilidad de estas intervenciones asistidas por animales para mejorar síntomas del espectro autista, dificultades asociadas a tratamientos médicos, problemas de conducta y bienestar emocional, disminución de síntomas depresivos o mejoras en el bienestar físico y emocional en pacientes hospitalizados. Se afirma también que, entre todas las especies, el perro, es la que mayor número de apariciones tiene, seguido del caballo.

En mi opinión, los animales pueden ayudar a la mejora de la calidad de vida de diversos colectivos ya sea a través de una convivencia (interacción persona-animal en el día a día) o en intervenciones asistidas. Insisto en que su compañía puede ser un gran aliciente a la hora de recobrar fuerzas y ánimo ante situaciones difíciles, porque  ayudan a desconectar del problema en cuestión y a centrarte más en ellos.

Es por ello que me parece una idea fantástica incluirlos en algunas intervenciones sociales como parte de ese proceso de ayuda a las personas, con la formación adecuada en Intervención Asistida por Animales ya sea realizando cursos o masters que ya están funcionando en España.

La sociedad debería tener más oportunidades de aprendizaje socio-educativo sobre los animales, sobre cómo convivir con ellos y respetarlos, puesto que tienen mucho por ofrecernos, más de lo que podemos imaginar.

Doy las gracias a mis dos grandes amigos que han pasado por mi vida dejando una gran huella difícil de borrar. Me han enseñado a respetar a los animales, a quererlos y seguir adelante a pesar de las adversidades y los momentos de soledad.

Por vosotros, Roy y Bobby, los mejores terapeutas que he podido tener.

InstaSize_1117135212

Fuente:

http://anzasw.org.nz/documents/0000/0000/1767/Issue_27__1and2__Articles_Walker__Aimers_and_Perry.pdf

http://www.socialworktoday.com/archive/031513p6.shtml

http://www.escritosdepsicologia.es/esp/numanteriores/vol7num3/vol7num3_2.html

Anuncios

3 pensamientos en “Trabajo Social y la terapia asistida con animales

  1. Me parece una gran iniciativa. Sobretodo, porque creo que puede ser beneficiosa tanto para los seres humanos como para los animales. Me explico, no sólo las personas somos abandonadas y/o nos sentimos solas, hay muchos animales en protectoras que pueden ser de gran utilidad para estas terapias a la vez que se les proporciona a ellos el cariño y, por qué no, el hogar que tanto necesitan.

    • No podría estar más de acuerdo contigo ya que, actualmente, he adoptado a un perrito de una protectora que lo necesitaba y lo que me he dado cuenta es que yo lo necesitaba también, la ayuda ha sido mutua… Me ha devuelto otra vez la ilusión, la motivación y la alegría a la casa. Cada vez que entro por la puerta y me recibe con esa efusividad da gusto volver al hogar 🙂

      Gracias por tu comentario,
      un abrazo!

  2. Estoy de acuerdo, lo único que hay que tener cuidado porque no se pueden recomendar animales a cualquiera. Tienes que estar muy concienciado de que tener un perro es como tener un hijo. Por otra parte, a mí los animales domésticos no me llaman y a mucha gente tampoco. Entonces por mucho que un terapeuta me lo recomiende, lo siento pero le voy a decir que no.
    Un abrazo 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s