¿Mirarle el diente a la felicidad?

Cuando una persona ha pasado una mala racha durante un largo tiempo nunca se cree del todo que en algún momento empiece a desvanecerse los nubarrones que tapaban su visión, y comience por fin a notar como se abren poco a poco para dejar paso a unos rayos de luz. Una luz tan potente que da miedo de lo intensa que es y a veces, asusta tanto que no nos atrevemos a salir de nuestra zona de confort o de nuestra jaula de “indefensión aprendida”.

cabezabajo

Cada día que pasa nos enfrentamos a diferentes momentos que pueden incluir malestares, retos, horarios, cansancio, desánimo… Pero sobre todo siempre intentamos buscar la manera de sentir ilusión, placer, comodidad, momentos de risas ¡que se yo! El caso es que cuando se alcanza por fin el ansiado bienestar, hay personas que temen poder perderlo y se plantean que todo momento feliz tiene también uno triste detrás. Lo sé, suena dramático, pero pasa…

Es frecuente que si han vivido periodos anteriores en los que no se han sentido bien, en los que el malestar dominaba sin dejar cancha a momentos felices, “el miedo a estar bien” se mantenga de fondo. Algo lógico en realidad, pero cuando no se supera es posible que influya a la hora de no poder conseguir una tranquilidad completa.

La felicidad da respeto, y casi siempre se mira con dudas.

Tener miedo a ser feliz puede hacer que sin querer echemos a perder nuestro bienestar, que constantemente analicemos cómo nos sentimos sin dejarnos llevar y que al final nos provoque el malestar del que huíamos. Es como la “profecía autocumplida”.

Entre las razones para temer las emociones positivas se cuenta con la creencia de que no merecemos esa felicidad, como comenta la psicóloga Patricia Ramírez:

En el momento en el que están bien se plantean “¿y si ahora disfruto y me castigan por eso?” Desconocen de dónde les puede venir el castigo, pero sí que creen que puede llegarles. Anticipan que algo malo les va a ocurrir si se entregan al estado de bienestar. Y se hacen preguntas del tipo “¿por qué yo disfruto de tanto y otros nos? No es justo

Añade también, que si en algún momento nos sentimos identificados que sepamos que:”normalmente suelen ser bellísimas personas, cargadas de bondad y empatía. Que necesitan que todo funcione para que ellos puedan estar tranquilos y disfrutar”.

Aprender a vivir siendo feliz también supone un reto. El reto de aceptar la felicidad sin miedo, sin pensar que mañana podría ser peor o que no lo merecemos. Ser feliz no tiene castigo.

Aunque: ¡ojo! el miedo es una emoción adaptativa , nos advierte de amenazas o riesgos que podamos sufrir pero El miedo nos aparta de la realidad y nos hace entrar en un mundo subjetivo, que nos paraliza y desborda.

¿Dónde está la clave? Como decía Nelson Mandela: “No es valiente el que no tiene miedo, sino el que sabe conquistarlo” . 

¿Le vas a mirar el diente a la Felicidad?

Fuente:

http://www.huffingtonpost.es/patricia-ramirez/no-merezco-ser-feliz_b_1947485.html

Anuncios

2 pensamientos en “¿Mirarle el diente a la felicidad?

  1. Me gusta tu propuesta y el hilo argumental. Hay un programa de REDES (que dirige Eduardo Punset) que aborda el tema de felicidad de una manera muy rigurosa. También hay un estudio que realizó una universidad, creo que de California, sobre la felicidad (se transmite en red). Un abrazo compañera!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s