El Efecto Desánimo

En estos últimos días no oímos otra cosa que el número de parados ha descendido de las listas del paro, que la economía  española puede entrar en “velocidad de crucero” según nuestro presidente Rajoy y un sin fin de comentarios que hacen que tengamos un poco de esperanza por salir de esta crisis económica.

Pero… ¿Qué sucede con los que estamos aún en esas listas de desempleo?

¿Estamos motivados a seguir buscando trabajo después de tanto tiempo en la misma situación?

¿Has sentido en algún momento que no vale la pena estar inscrito en el INEM/SEPE? Si la respuesta es afirmativa, entonces estás dentro del llamado: “Efecto Desánimo”.

niño-espíritu-fiesta

 

Sucede que el número de desempleados ha descendido con las vacaciones de verano, entre otras causas. En cambio, expertos en la materia laboral apuntan que la fuerza laboral no crece. Disminuye el número de ocupados, también la población activa (que es el número de personas en disposición de trabajar)… ¿Qué ocurre? La gente se cansa de estar apuntada en las listas del INEM cuando sobre todo no tienen derecho ya a ninguna prestación por estar en esa situación, y más aún si nunca han recibido oportunidades laborales o cursos formativos. Lógico y normal, diría yo. Si se mira así es razonable.

¿Consecuencia? = Desencanto con el Sistema.

No se busca empleo por desánimo en España y ese es uno de los motivos de que el número de parados lleve meses bajando.Este desánimo hace que muchas personas no renueven sus demandas de empleo.

Os podría contar cientos de casos en los que personas desempleadas me cuentan que no vale la pena estar inscritas en el INEM.

Desde mi experiencia  he de decir que nunca en la vida me han llamado para trabajar ni para ofrecerme cursos, todo lo que he tenido de trabajo ha sido por mi propia iniciativa de buscar en otras páginas de empleo o moverme en otros sitios. Aún así, no me importa estar apuntada, somos una estadística importante para que hagan algo por esta situación pero comparto ese sentimiento de desánimo de otras personas que no le ven sentido.

Hace poco, recibí un e-mail con una encuesta elaborada por la Consejería de Empleo y Economía de Castilla La Mancha para realizar un estudio de los desempleados demandantes de empleo de la comunidad autónoma inscritos en las Oficinas de Empleo y Emprendedores para poder valorar sus necesidades. Entre las preguntas que me realizaban recuerdo que una era: ¿cree que la Oficina de Empleo atiende a sus necesidades? Mi respuesta fue un claro NO.

¿Cuántas veces se habrán leído mi ficha de demanda de empleo? ¿Cómo puede ser que cada día saquen una o dos ofertas nuevas de empleo o ninguna cuando en otros buscadores siempre salen muchas más? Preguntas que hacen que pierdas la fe en su profesionalidad y eficacia.

Y con esto no digo que toda  la culpa de este efecto la tengan l@s trabajadores/as que nos atienden en las oficinas de empleo aunque de eso podría hacer otra entrada en mi Blog. La mayoría de veces me han dado la página web del sitio para que me valiera de ello desde mi casa y no tuviera la necesidad de volver a no ser que fuera para modificar mis datos y no era porque hubiera mucha gente esperando su turno…

Conclusión, valorando el descontento general con la Oficina de Empleo es hora de que se pongan las pilas y también hagan una reforma en este sistema. Más orientación, más dedicación al usuario/a, más motivación y menos desánimo en general.

Me gustaría saber vuestra opinión, ¿es efectivo o no estar apuntados al INEM? ¿Habéis experimentado este efecto alguna vez?

 

 

 

 

Anuncios

6 pensamientos en “El Efecto Desánimo

  1. En Andalucía el SAE es penoso. Pienso igual que tú, es necesario estar apuntada/o pero realmente no sirve de nada. Hacen una labor patética, a penas publican ofertas cuando en otros portales las hay a patadas. No los considero profesionales.

    • La verdad que podrían hacer una buena reforma o replantearse su labor, si son eficientes o no. Que vayas en busca de trabajo/orientación/información y que te suelten: “lo puedes mirar tú desde Internet en tu casa”… Con esta actitud da mucha pereza volver…
      Gracias por tu opinión,
      un saludo 🙂

  2. El trabajo que tuve hace años sí que lo conseguí mediante una carta del INEM. Simplemente ellos te mandaban una carta, tú te dirigías a la oficina que te decían, te daban más datos y tú llamabas a la empresa para entrevista. Y luego como todo, o te cogen o no.
    A partir de ahí nada más.
    Es una de las mayores lacras y vergüenzas que sufrimos. Además de un robo. Un organismo público que no sirve para nada. Cuando tendrían que ser ellos quienes controlasen de verdad la oferta de empleo que hay. Si no es obligatorio publicar las ofertas en el INEM y vemos claramente que la gente no lo hace ¿no deberían plantearse por qué nadie publica una oferta de empleo con ellos?
    Por otro lado está más que claro que no ayudan a nadie y de esto hace muchos años. Ahora a veces he visto planes de inserción de empleo y los están llevando las agencias de colocación privadas!!! O sea, que les están dando dinero público a sitios privados, que por supuesto cobran por los resultados obtenidos.
    Yo voy a seguir apuntada, hay que seguir fastidiándoles las estadísticas y si no que hagan algo por la gente que para eso están.
    Buen artículo y de acuerdo en todo

    • Ahora que lo dices, recuerdo una vez recibir una carta del INEM solo que me avisaron un día antes de la selección de un curso y ya no me daba tiempo para nada… La verdad que siendo un organismo público y que esté así de mal organizado da mucha rabia porque también nos podríamos ahorrar muchas ofertas falsas que encuentro en algunos portales de Internet. Es que no me puedo creer que nunca salga trabajo de ahí, ni una oferta diaria a veces, si no en qué dedican su día?O por ejemplo que te orienten o te informen que ya ni eso!
      Muchas gracias por tu opinión, de acuerdo en todo contigo también.
      Un saludo! 🙂

  3. Yo estuve inscritas varias veces, años atrás, y sólo me llamaron una vez para una sustitución. Me sentí igual de contenta que si me hubieran llamado de un concurso de la tele de estas llamadas sorpresa en las que, si aciertas un nombre, número, fecha o lugar… te llevas unos euros. No podía creerlo. Desde entonces nunca más. Renovarse o morir… el olvido es morir, no queda duda. Todas las personas que conozco que se inscriben en el INEM lo hacen por puro trámite, sin ilusión ni esperanza alguna. Buena reflexión.

    • Estupenda comparación con el “concurso de la tele”, me ha hecho mucha gracia 😀
      La verdad que cualquiera se sorprendería con esa llamada… Qué triste es que una persona se apunte sin ilusión ni esperanza,como comentas, pues eso es que algo están haciendo realmente mal cuando deberían motivar e incitar a la búsqueda de soluciones mientras se busca un empleo para esa persona molestándose en contactar, informar mejor…
      Gracias por comentar,
      Un saludo! 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s