Del “trueque” a la “moneda social”, otra alternativa a la crisis económica

Son tiempos difíciles para la sociedad en cuanto a la crisis económica que venimos arrastrando desde hace tiempo. Las clases sociales se empobrecen cada vez más, algunas todavía se mantienen y otras recurren a viejos recursos todavía no eliminados de la sociedad para subsistir, como es el caso del “trueque“, pero ¿y si os dijera que también existen “monedas sociales” muy diferentes a las monedas que solemos llevar en el bolsillo?

30735073

La jara, la pepa, los boniatos, el puma, son algunos ejemplos de monedas sociales, locales o complementarias a la actual economía, que circulan en paralelo al dinero del curso legal que está estipulado en nuestra sociedad actual. Representan una forma de “economía alternativa” que está creciendo cada vez más pero sin desvincularse totalmente de ella ya que supone un complemento.

Supone un desahogo y forma de subsistencia para muchas personas que perdieron su empleo, que no lo encuentran o que se han visto obligadas a gastar lo poco que tenían para ir sobreviviendo. Se trata de vivir una economía real en un momento en el que escasean los euros, nunca mejor dicho.

¿Qué son las monedas sociales?

El filósofo Karl Polanyi decía que el sistema capitalista nos obliga a hacer relaciones económicas de una única forma, a través de la moneda, y que por consiguiente, había eliminado otras formas de relaciones comerciales como son: la solidaridad y la reciprocidad. Afirmaba, que una moneda social que esté bien diseñada debería de estimular procesos sociales y solidarios.

Las monedas sociales constituyen una herramienta creada y utilizada por comunidades, colectivos y particulares con el propósito de  poder facilitar intercambios tanto de productos como de servicios o de conocimientos. Otra definición, en este caso de Bernard Lietaer, considera al dinero local como:

 Un acuerdo dentro de una comunidad de usar algo como medio de intercambio.

Así pues, estas monedas nos permite registrar los intercambios en una determinada zona para crear con ellos un sistema económico alternativo y permanente que permita prescindir un poco más de la moneda “oficial” que tenemos, en nuestro caso “el euro”.

Un poco de historia…

Mucho antes de que existieran los bancos centrales (el primer banco central fue el de Suecia, en 1668), circulaban varias monedas en un mismo país. Con la fundación de los Bancos Centrales, se establecen las primeras monedas nacionales y a partir de ese momento, las monedas locales empiezan a dejar de tener sentido. La lógica de la moneda nacional sólo tiene unos pocos cientos de años, pero el formato de una única forma de moneda está tan metido en nuestra psique que es difícil romperlo.

Con el crack que hubo que el año 1929 surgieron algunas experiencias de moneda en Estados Unidos, Austria y Suiza, país que cuenta con el proyecto de moneda social de más éxito, el “wir”. El “wir” significa “nosotros”, comenzó como un círculo de compensación basado en la ideología del dinero libre,  en el período de entreguerras, y supuso una especie de red de trueque virtual entre empresas que estaban a punto de quebrar porque no había liquidez y no se podían pagar entre ellas ni tampoco al banco.

¿Cómo funcionan?

Cada moneda social funciona de una forma particular puesto que se establecen de manera local. Existen varias monedas sociales repartidas por el mundo donde funcionan con éxito permitiendo que varias personas puedan vivir creando otra economía que pueda complementarse con la formal. Según el tipo de moneda se hará la economía que se quiera crear. Lo que se pretende, también, es empoderar a las personas y empoderar a las comunidades obteniendo estas monedas…

Desde los bancos de tiempo y las redes de trueque: Se crea a partir de los propios intercambios de servicios (bancos de tiempo) o de productos (redes de trueque). Los bancos de tiempo usan la divisa “tiempo” y las redes de trueque una moneda social propia y característica. En ambos casos se denominan monedas de “crédito mutuo”.

O las monedas soportadas por euros que se “compran” con moneda de curso legal y cuyo objetivo principal es el apoyo del comercio local de proximidad. Estas últimas son más conocidas y populares.

Ventajas económicas y sociales

Poder facilitar a la gente el intercambio de productos y servicios sin depender del dinero legal, rompiendo un poco ese monopolio de creación del dinero para que las personas puedan intercambiar más allá del truque en situaciones de crisis o desempleo, creando trabajo en situaciones de paro, permitiendo obtener recursos y vivir dignamente.

No sirve para especular ni tampoco sirve para acumular dinero, ya que se trata de que circule en un circulo y en un entorno local constituyendo una forma de dinamizar las economías locales.

Aquí podéis ver un reportaje sobre alguna de estas monedas:

http://www.lasexta.com/videos-online/noticias/economia/monedas-alternativas-plantan-cara-euro_2013010900074.html

Monedas sociales en España elaborado por Vivirsinempleo.org para su informe sobre la situación de las monedas sociales en España.

mapamonedas

Enlaces de algunas:

Fuente:

http://www.deotramanera.co/ayudar/economicamente-dinero/monedas-sociales-que-son-como-funcionan

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s