Familias multiproblemáticas: primeros contactos

El abordaje de las familias multiproblemáticas, supone una ardua tarea para terapeutas y profesionales de los servicios sociales. Es típico afirmar que los momentos iniciales son cruciales para definir la relación entre cliente y profesional. Hay familias que ya han tenido contacto con los servicios sociales y hay otras que sin embargo, nunca han visto la necesidad de acudir a ellos. Pero: ¿qué problemas puede padecer una “familia multiproblemática” para denominarse así?

f2_porgrama conecta familiamultiproblematica

En los últimos años, el concepto de familia multiproblemática se ha empleado de forma errónea para referirse tanto a la familia que se diferencia de la “normalidad” como a la familia que se resiste a seguir las orientaciones de los profesionales y de los servicios que las atienden. Es equívoco considerar automáticamente que la familia que muestra resistencia o que se enfrenta a una o varias crisis en un momento preciso o a lo largo del tiempo es una familia multiproblemática.

Es curiosa la expresión de “familia normal”, realmente no existe una definición exacta que la defina. Cada familia tiene sus rarezas y problemas cotidianos otra cosa es cómo resuelvan esos problemas.

El término Familia Multiproblemática  se describió por primera vez a finales de los años cincuenta en Estados Unidos al relacionar la influencia de la clase social sobre la salud mental.

La concepción que se tenía en aquellos momentos de familia multiproblemática hacía referencia, fundamentalmente, a familias de bajo nivel socioeconómico. Esta concepción ha ido cambiando con el paso del tiempo, incorporando características referidas a las relaciones que se producían entre los miembros del sistema familiar y las relaciones que estas familias establecían con los profesionales y servicios sociales o servicios de su comunidad.

A partir de este análisis se dedujo que la problemática social marginal llevaban a relucir conductas de alcoholismo, delincuencia, drogodependencia, negligencia infantil y malos tratos. Aspectos entre muchos otros que pueden caracterizar  y definir, hoy en día,  a las familias multiproblemáticas.

Una situación socioeconómica difícil en una familia no tiene por qué ser multiproblemática también se han encontrado casos multiproblemáticos en familias acomodadas y con gran nivel adquisitivo.

Por tanto, los síntomas que pueden permitir a los y las profesionales reconocer una disfunción ,son:

  • embarazos no deseados o embarazos en  adolescentes sin ningún tipo de apoyo
  • accidentes repetidos en la infancia; retraso escolar; trastornos en la conducta (nivel preescolar o escolar); dificultades de adaptación en la adolescencia.
  • depresión
  • malos tratos de género o infantil.
  • dependencia de los servicios (sociales, médicos, etc.)
  • inestabilidad conductual
  • problemas psicológicos, psiquiátricos o ambos sin tratamiento o abandono.
  • pobreza emocional  (poca capacidad para expresar sentimientos).

La intervención: primeros pasos:

  • Ser clar@ desde el primer momento en el tipo de ayuda que se puede aportar.
  • Encuadrar el problema en el contexto de los múltiples sistemas con los que la familia se encuentra involucrada, es importante incluir en la conceptualización del problema y en algunas sesiones terapéuticas a profesionales de esa red de sistemas.
  • Definir y llevar a cabo objetivos de intervención que sean claros y significativos para la familia.
  • Conferir importancia a cada miembro/a familiar.
  • Trabajar en desarrollar y expresar las capacidades no empleadas por la familia y que están latentes.

Considero importante la motivación que le transmitamos a la familia. El que tod@s ell@s estén de acuerdo con querer cambiar y mejorar su situación porque hay algo que los motiva para seguir unid@s. Para ello se pueden firmar contratos de participación en las sesiones que tengamos con la familia para que tengan el compromiso de cumplir con las pautas que proponemos, las metas que queremos conseguir y el cambio que acordamos entre tod@s.

Dado que no podemos abordar todos los problemas que presentan en una sesión puede ser viable seleccionar una o dos áreas más específicas e intervenir a través de la mediación de metas con la familia.

Para concluir, es obvio y necesario que las intervenciones se desarrollen en un clima de confianza en el que la familia se sienta cómoda, donde cada miembro pueda expresar libremente sus vivencias y emociones, sin que los y las profesionales juzguen sus acciones o pensamientos. De lo que se trata es que conozcan otros medios para manejar mejor sus problemas y salir airosos de situaciones límite que es lo que quiebra por completo a la familia.

Fuente

Cancrini, L., De Gregorio, F. & Nocerino, S. (1997). Las familias multiproblemáticas. En M. Coletti & J. Linares, La intervención sistémica en los servicios sociales ante la familia multiproblemática .Barcelona: Paidós Terapia Familiar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s