“El acoso callejero”:Del halago a la ofensa

Era un sábado por la noche y como muchos otros, había llamado a mis amigas para quedar y tomarnos algo. Me apetecía ponerme la minifalda que me había comprado en las rebajas y estrenar la camiseta de tirantes que me habían regalado para mi cumpleaños. Después de alisar mi pelo y maquillarme un poco decidí salir de mi casa dispuesta a pasar una noche genial en buena compañía. Mientras me dirigía al lugar que habíamos acordado para vernos empezaron los silbidos y los gritos escandalosos de un grupo de chicos que caminaban detrás de mí. Nerviosa y cabizbaja seguí mi camino ignorando lo que decían pero me dí cuenta de que, a escasos metros, había otro grupo de chicos apoyados en una pared haciendo un pasillo esperando a que me animara a pasar. Ya no sabía diferenciar entre piropos y comentarios ofensivos, y las manos sobre mi brazo impidiendo que siguiera mi camino… ¿ Es una forma más de sexismo maquillado de halago o el coloquial: “piropo”? O más bien: ¿es una forma más de acoso, en este caso “callejero”?

seducir-mujer-en-la-calle

Historias como la que acabo de contar son cada vez más sonadas y frecuentes. Al menos me he visto muchas veces en esa situación al igual que amigas cercanas y no tan cercanas. Me ha pasado de estar tranquilamente sentada en un banco de alguna plaza y ver como un grupo de chicos intimidaban a chicas caminando solas. ¿Es que ya no se puede pasear a gusto por ningún sitio? ¿Tenemos que ir tapadas hasta el cuello para no “llamar la atención” o acompañadas de amigos para que nos respeten más?

Tenía ganas de escribir un post sobre este tema porque me llama la atención que siempre sean chicas las que tienen que caminar cabizbajas mientras tratan de abrirse paso ante un grupo de chicos (no en todos los casos, ¡ojo!) que pasean por la calle mientras ellas, aturdidas de miradas, silbidos y comentarios hacia su físico las llevan a tomar atajos por otras calles menos transitadas fuera del “peligro” de encontrarse con estas situaciones. ¿Y qué pasa con las chicas? ¿Por qué no somos nosotras las que intimidamos con comentarios cuando pasa un chico por nuestro lado?

En teoría un piropo debería halagar a la mujer o a la persona que va dirigido, por lo tanto no debería ser ofensivo ni se debería agredir verbalmente a la persona que lo recibe.

El acoso callejero lejos de halagar a una mujer, en realidad lo que provoca es que esta se sienta intimidada, acosada e invadida en su espacio personal.  Por esta razón, en estas notas no le llamaremos “piropo” a los improperios que los hombres le dicen a las mujeres en la calle, le llamaremos por lo que realmente es: Acoso Callejero.

El acoso callejero se da cuando uno o más hombres abordan a mujeres en la calle,  o desde lejos gritan algún comentario acerca de su apariencia física,  forzándolas a atraer su atención.  Puede ir desde una mirada lasciva, hasta el contacto físico. Este tipo de agresiones  lo que busca es reafirmar el dominio de los hombres sobre las mujeres, principalmente en el espacio público.

Situaciones como esta son denunciadas por mujeres pero no tienen ninguna visibilidad a la hora de poner una solución. Hay quienes deciden ignorarlos y soportar todo el camino escuchando memeces y burradas varias; otras deciden enfrentarlos con orgullo manifestando su incomodidad y luego están las que, cansadas de lidiar con esos comentarios, deciden atajar por otro sitio (por más largo que sea) para evitar un enfrentamiento con ellos.

Me he quejado en varias ocasiones y se me ha tachado de “borde” y otros calificativos que quedaría feo ponerlos en el Blog. Me encanta la ropa ajustada, las minifaldas y sobre todo me encanta vestirme como quiero porque me hace sentir bien, porque quiero verme así y no de otra manera. Pero el hecho de ponerme una minifalda tiene que dar a entender que; ¿voy provocando y por tanto, tengo que aceptar lo que me impone un chico?

Hace poco, leyendo el periódico me encontré con el caso de Laura Bates que harta de pasar  por situaciones de sexismo y acoso callejero decidió crear un proyecto que consistía en una página web (http://www.everydaysexism.com/) para que otras mujeres encontraran un lugar confortable para comentar libremente sus experiencias y así  poder recoger las denuncias de todas las mujeres que sufren algún tipo de sexismo, agresión o discriminación sexual y que quieran contarlo.

Me encantaría pasear de día o de noche sola por la calle, vestida de cualquier manera y que no se tengan que repetir historias como esta:

“Salir cada día a la calle sola con miedo y rabia porque sé de sobra que más de un hombre me dirá algún piropo, me gritará algo desde un coche, intentará tocarme, me perseguirá o simplemente me mirará de arriba a abajo. Qué casualidad que cuando voy acompañada por un amigo, esto nunca pasa. Qué triste que sienta un gran alivio solo cuando voy acompañada de un hombre”

Eva-Ixchel_EDIIMA20130723_0640_4

Y como siempre, me encanta darle la vuelta a las cosas para que todos y todas reflexionemos y nos pongamos en el lugar de la otra persona, os pregunto: ¿qué pasaría si fueran los chicos los acosados? Vale, puedo imaginar alguna sonrisa en estos momentos, pero…¿ Lo aguantaríais día tras día así durante años?

Aquí os dejo un vídeo para esclarecer mejor lo que pretendo decir

PD: Como siempre y sin ánimo de ofender a nadie que lea este post, he hablado desde mi experiencia y desde la de otras chicas que se han visto envueltas en situaciones como esta. Por supuesto no todos los chicos pasean por la calle con intención de acosar a chicas, es obvio que son situaciones particulares y no generalizables 🙂

Fuente:

Anuncios

6 pensamientos en ““El acoso callejero”:Del halago a la ofensa

  1. Es realemnte algo complejo de entender, debe ser algo instintivo influenciado por el contexto social pero realmente apoyo la idea del respeto al prójimo; en lo particular nunca como varón he fastidiado a ninguna dama en la calle, aunque he de admitir que si las he visto de reojo de pies a cabeza, lamento nuestro comportamiento pero les digo a todas las mujeres que sin ustedes el mundo sería horrible.

    • Agradezco mucho tu mensaje tan sincero, sobre todo porque me interesaba tener la opinión también de un chico. He escrito este post no por halagos inofensivos como “bonita” o”guapa” (que tampoco veo necesario y más si van acompañados de silbidos que llaman la atención)sino más bien otros que considero más despectivos e innecesarios referidos al físico… Nosotras también tenemos ojos, y miramos a chicos que nos llaman la atención cuando pasan por nuestro lado, es algo casi inevitable, pero creo que somos muy pocas las que incomodamos su camino con gritos, silbidos….
      Se puede ser más sutil y no tan evidente como para incomodar a alguien…
      Muchas gracias por comentar y por ponerte también en nuestro lugar
      ¡un saludo!

  2. Pingback: Víctimas culpables, faldas hasta los tobillos | Miss TSocial

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s