El rendimiento óptimo


Situaciones cotidianas del día a día, en ocasiones, terminan por quemarnos o bloquear nuestra capacidad de acción cuando son muchos los problemas que tenemos que resolver o son muchas las tareas que nos quedan por finalizar y el día: “se nos queda corto”. Las prisas no ayudan pero tampoco podemos parar. ¿Dónde está el punto óptimo?

1253605150_0

Supongamos que, mientras se dirige en coche a su trabajo, va pensando en la importante reunión que tiene esa misma mañana y recordando de vez en cuando que, al llegar al semáforo, hoy no tiene que seguir recto como siempre, sino cambiar de dirección hacia la izquierda para dejar el traje en la tintorería. Súbitamente escucha, detrás de usted, la sirena de una ambulancia y, se apresta a cambiar de carril y cederle el paso, advirtiendo cómo se aceleran los latidos de su corazón. Pasado el momento, sus pensamientos vuelven a dirigirse hacia la reunión, pero todavía está muy alterado y no puede concentrarse como antes. Cuando finalmente está aparcando descubre que se ha olvidado por completo de la tintorería.

La excitación emocional que acompaña al agotamiento impide que funcione correctamente los centros ejecutivos del cerebro. Es por ello que, cuando nos encontramos desbordados mentalmente, no podemos concentrarnos ni pensar con claridad, un hecho que pone énfasis el extraordinario interés que posee el clima emocional óptimo de los entornos escolar y laboral.

Richard Deming, el difunto gurú del control de calidad, utilizaba el lema: “Destierra el temor” . Según decía,

 El miedo enfría el clima emocional del entorno laboral, en cuyo caso, los trabajadores se muestran
renuentes a hablar, a compartir nuevas ideas y a organizarse, con lo cual disminuye, obviamente, la calidad del producto final.

Y lo mismo sucedería también en el ámbito escolar, porque el miedo afecta al funcionamiento de nuestra mente y entorpece el aprendizaje. Es decir, cuanto mayor es la ansiedad experimentada menor es la eficacia cognitiva de nuestro cerebro.

En esta situación mentalmente tan deficiente, las distracciones distorsionan nuestra atención y nos impiden acceder a nuestros mejores recursos cognitivos. Ese estado de ansiedad extrema merma nuestra atención, obstaculiza la capacidad de asimilar nueva información e impide que emerjan nuevas ideas. En este sentido, el pánico es uno de los principales enemigos del aprendizaje y de la creatividad.

Antonio Damasio, neurocientífico de la University of Southern California y pionero en la investigación de la relación existente entre la ciencia del cerebro y la experiencia humana, afirmó que los estados positivos  facilitan la capacidad de actuar y, además, alientan a un funcionamiento más armónico que acentúa la eficacia y libertad de lo que hacemos.

Los estudios de imagen cerebral han manifestado que, el área cerebral que despliega una mayor actividad cuando las personas se encuentran inmersas en un estado tan estimulante y optimista es la corteza prefrontal, el centro de la vía superior.

El aumento de la actividad prefrontal va acompañado de habilidades como el pensamiento creativo, la flexibilidad cognitiva y el procesamiento de información.

En definitiva, tener un estado positivo es lograr un rendimiento óptimo sobre nuestras acciones, pensamientos y aprendizajes. Nos mostramos más receptiv@s cuando nos sentimos capaces de dominar nuestros miedos sin dar cobertura a la temida ansiedad que nos limita a seguir el camino. Es una tarea difícil que requiere mucha constancia y dedicación a nuestras emociones internas, conocernos mejor a nosotr@s mismos pero en nuestras manos está el querer seguir avanzando 🙂

Fuente: 

  • Goleman, D (2006)  Inteligencia Social. La nueva ciencia de las relaciones humanas. BarcelonaKairós.
Anuncios

Un pensamiento en “El rendimiento óptimo

  1. Toda la razón del mundo. Es una lástima que, en muchas ocasiones, sean los propios centros, ya sean de trabajo o de estudios, los que no facilitan que podamos organizar bien nuestro día a día. En mi caso, por ejemplo, llevo 1000 cosas a la vez y los horarios no facilitan esa conciliación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s