El síndrome de la invisibilidad laboral.

La actual crisis económica ha dejado sus estragos en cuanto a malestares psicológicos, como consecuencia de despidos,desempleo laboral, cierre de negocios, etc. Y es que el trabajo es una fuente importante en cuanto al desarrollo personal de las personas, tan importante que a veces nos cuesta concebir la vida sin ocupar un puesto de trabajo y ¡no es para menos! Desde pequeñ@s parece que se nos ha ido inculcando esa idea  de: ¡primero estudia y luego trabaja! Como parte de nuestra cultura y sociedad. Pero…¿Y quién nos ha enseñado a cómo recuperarnos u afrontar cuando no hay posibilidad de ocupar un puesto laboral?

aislamiento-mobbing2

Cuando nos encontramos con gente cercana que se encuentra trabajando, seguro que alguna vez hemos oído sus quejas a cerca del estrés laboral por los horarios, compañer@s jefes, salarios, o la carga pesada de trabajo que realizan a diario. Aunque hay personas que son felices en sus trabajos, la gran mayoría vive quejándose de algo que no funciona bien porque se tiende a buscar ese equilibrio entre lo cómodo y placentero.

Aún así, a pesar de las quejas, el trabajo es una fuente de bienestar social y psicológico que se ve manifiesto cuando este se pierde y se pasa a formar parte del grupo de: “parados” o “desempleados”, padeciendo ,en ocasiones, sentimientos de fracaso y derrota.

El profesor en psicopatología, José Buendía, nos explica que cuando una persona pierde su empleo puede pasar por una enfermedad social actualmente conocida como síndrome de la invisibilidad.

Cuando una persona es víctima de este síndrome, siente que “no le ven”. “En esta sociedad, a pesar de la crisis, sólo cuenta la productividad, el parecer o el tener”.

Ante la falta de empleo, las personas tienden a experimentar sensaciones de estar fuera de la sociedad, pensamiento de que no son productivas para la misma y observan, además, como sus hábitos de consumo se ven afectados por la disminución de sus ingresos que esta situación lleva solapada.

Sienten que nadie les ve, porque además, uno de los efectos psicológicos de la falta de trabajo es la sensación de no estar integrado en el entorno.Esta sensación de invisibilidad también reduce la autoestima.

Como decía al principio, desde pequeñ@s nos enseñan a como dar los pasos para conseguir un empleo pero no nos enseñan a como sobrellevar un despido, a como buscar apoyos para no decaer, a como no echarnos la culpa  cuando perdemos un trabajo o cuando descartan nuestro CV. ¿Quién se iba a imaginar esta crisis económica?

El profesor propone que, para combatir el síndrome de invisibilidad, es indispensable realizar un trabajo propio para que tú sí seas capaz de ver todas tus virtudes y la cualidades que te definen.

Por otro lado, afirma, que el apoyo social representa un importante factor amortiguador en la  aparición de alteraciones psicológicas entre las personas que se encuentran en situación de paro laboral.

Las personas que creen que les falta apoyo se sienten más reacias para buscar un nuevo empleo, al mismo tiempo que aparecen con mayor sintomatología depresiva.

A través de el apoyo social, la gente desempleada puede sentir que sus actitudes y comportamiento forman parte todavía de alguna red social que se encuentra valorada.

El apoyo social les lleva a percibirse no como desempleados sino como amigos, hijos o padres, miembros de un grupo dentro del cual tienen la oportunidad de dar y recibir.

Por eso opino, al igual que el profesor, que es importante la elaboración de programas de apoyo social a la población que se encuentra en situación de desempleo, especialmente teniendo en cuenta el mundo interno de estas personas, en el que ocupa un papel muy importante tanto el autoconcepto y las creencias de la población sobre su propia situación de desempleo, como los recursos personales y apoyos sociales.

Animo a todos mis lectores/as a buscar más apoyo social y a evitar encerraros en una habitación en la que SI se es invisible. Es enriquecedor encontrar apoyo entre compañer@s que comparten una misma vocación. Os aseguro que el camino se hace menos pesado si mientras que intentamos hacernos un hueco en la vida laboral nos molestamos en adquirir nuevas relaciones, contactos y opiniones/consejos que nos podamos aportar entre tod@s.

Lo único imposible es aquello que no intentas

Fuente: 

Anuncios

Un pensamiento en “El síndrome de la invisibilidad laboral.

  1. Muy cierto y acertado. Estamos educados y socializados para ocupar un puesto en el engranaje productivo social, y en el momento que nos vemos fuera nos invade la frustración y la desesperanza.

    Ante esta situación una buena alternativa puede ser la formación y el reciclaje; así es como inicié yo mis estudios como Trabajador Social y que espero acabar este curso.

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s