Decir las palabras acertadas en el momento oportuno… ¿Habilidades sociales?

Alguna vez, nos hemos encontrado con personas pasivas, inhibidas, que encuentran dificultades a la hora de enfrentarse a sus problemas. A otras les cuesta aceptar , simplemente, una crítica aunque sea objetiva y razonable. También encontramos a personas que no saben resistir a las presiones de un grupo sin saber cómo enfrentar la vergüenza y el miedo.

atributos-de-la-personalidad

 

Todas estas perturbaciones pueden conducir a unas relaciones sociales insatisfechas, debido a una falta de habilidades sociales. ¿Qué son las habilidades sociales y cómo podemos aprenderlas?

Las habilidades sociales son: aquellas conductas verbales y no verbales que facilitan las relaciones sociales.

Es decir, aquellas conductas con referencia esporádica que facilitan  el entendimiento mutuo, la colaboración y solidaridad, defendiendo nuestros derechos y al mismo el tiempo, el derecho de los demás.

Se dice que las personas socialmente hábiles, son aquellas que saben decir las palabras acertadas en el momento oportuno. Con esto no quiero decir que las habilidades sociales sean un medio para poder manipular y ganarnos a las personas que nos rodean aunque facilita mucho que nos acepten en en un grupo si sabemos como usar estas habilidades de forma hábil.

Decir las palabras oportunas en el momento adecuado requiere de una gran práctica y autoconocimiento de nuestras emociones. Podemos expresarnos con sinceridad utilizando palabras serenas pero sin cobardía; valientes pero sin agresividad, que a veces resulta difícil si nos encontramos en situaciones de alta tensión.

caras

Algunas habilidades sociales (Goldstein, 1973):

  • Saber iniciar una conversación. Las personas que no tienen esa habilidad se quedan calladas o se ponen nerviosas sin saber que decir. Resulta incómodo para la otra persona tener que iniciar siempre una conversación para llenar ese silencio.
  • Hacer una pregunta: si se hace con habilidad la otra persona responde y explica con gusto; si se hace mal, puede sentirse molesta, interrumpida en lo que estaba haciendo.
  • Elogiar. Se consigue más elogiando lo bueno que criticando lo malo, pero a veces nos cuesta fijarnos solo en lo bueno.
  • Disculparse. Si alguien no se disculpa de algo que hizo mal la otra persona puede quedar herida y la relación se puede hacer más difícil. Siempre es mejor hablar de los problemas en el momento en que surgen, dejarlo pasar de largo hace que guardemos rencor hacia la persona y así lo único que conseguimos es que la bomba crezca más y más hasta que estalle.
  • Presentar una queja sin ofender, pero sin callarse. Recibir una queja, sabiendo aceptar la parte de razón que tenga la otra persona.
  • Negociar. es decir, ponerse de acuerdo sin dejarse avasallar y sin aprovecharse de los demás. Llegar a un acuerdo común sin que nadie salga peor parado.

La importancia de la asertividad…

Asertividad es decir lo que realmente pienso o hacer lo que sinceramente pienso que es justo pero sin faltar a los derechos de los demás.

Es lo que se conoce como: “valentía cortés o cortesía valiente” porque podemos expresar lo que nos parece justo sin necesidad de herir o hacer sentir mal a los demás. A la persona inhibida se le van acumulando problemas sin resolver y a la persona agresiva le surgen continuamente nuevos problemas debido a que se enfrenta mal a ellos porque se deja llevar por emociones como la ira y el orgullo. En cambio, tener habilidades sociales es : ser asertivo.

Muchas personas tienen la creencia que ante un determinado problema solo puede haber dos opciones: la agresividad o no hacer nada y dejarlo pasar, cuando lo verdaderamente importante es acertar con ese punto medio que hay entre la inhibición y la agresividad que necesita del control que tengamos de nuestras emociones.

Aprender habilidades sociales, ¡es posible!

En mi experiencia como voluntaria, tuve la oportunidad de conocer de cerca uno de los talleres sobre habilidades sociales enfocado a mujeres que habían pasado situaciones difíciles en su familia, pareja, trabajo, etc.

En estos talleres, se trabajaban las habilidades sociales desde la metodología grupal realizando actividades con la técnica “rol-playing” para representar situaciones reales en las que se otorgaban diferentes papeles a las participantes.

La dificultad mayor puede ser la transferencia a la realidad por eso digo que requiere un gran trabajo aprender a reforzarse interiormente, aunque el ambiente en el que se viva sea hostil a las habilidades sociales.

hdlfkshdl

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s