Optimistas: ingenuos y soñadores?

Hace unos meses, en uno de mis manuales de 1º de Psicología, leí sobre este tema y en concreto se hacía alarde a las teorías del Doctor Seligman.

Un poco de Historia

El Doctor Martin E. P. Seligman, psicólogo y escritor norteamericano, es Catedrático de Psicología de la Universidad de Pensilvania y considerado el padre de la Psicología Positiva. Se le conoce también por sus numerosos experimentos sobre la Indefensión Aprendida.

a866d96f6de1beb09306e7bf6160051e5c4eca12_254x191

Autor de varios libros,entre ellos: “Aprenda Optimismo” (Ed.DeBolsillo) y “La auténtica Felicidad” (Ed. Vergara/Ediciones B).

Para este fundador de la Psicología Positiva, la Felicidad no es un estado de pleno éxtasis ni una continuidad de momentos que nos causan gozo sino más bien se asemeja a aquellos aspectos que provocan un equilibro y satisfacción en nosotros con la vida misma, haciendo frente a los problemas a la vez que dejamos un tiempo para el disfrute de los pequeños y grandes momentos.

Sobre el Optimismo…

En sus estudios afirma que el optimismo puede ser “aprendido”, es decir, no necesariamente algunas personas son optimistas por naturaleza, es más bien un proceso que vamos adquiriendo  con mucho esfuerzo al enfrentarnos a situaciones que se nos van dando.

Ahora bien, creemos en ocasiones que el ser tan optimistas puede rozar la “ingenuidad” ,en cierto modo, al pensar que todo nos irá bien y no tenemos por qué fracasar en nuestras acciones futuras.

El Doctor Seligman explica que cuando habla de Optimismo se refiere a un optimismo puramente realista, pues el optimismo ingenuo puede ser también desastroso. Por tanto, no se trata tanto de inventar fantasías  y construir “castillos en el aire” sino, más bien, de encontrar los aspectos positivos de la realidad y explicar tanto los éxitos o tropiezos que nos llevamos a veces de la forma más constructiva posible.

pareja

¿Qué tienen las personas optimistas que hacen que todo lo malo desparezca?

Las personas optimistas, como afirma el Doctor, tienen esa fortaleza que tanto nos cuesta a veces sacar a la luz, la que les permite ver esos contratiempos, fracasos o incluso pérdidas afectivas que nos hacen sufrir como algo totalmente superable, pero sin necesidad de imponerse un tiempo concreto para superarlo sino más bien es un trabajo de día tras día.

¿Qué aspectos trabaja la Psicología Positiva?

Emociones como: la confianza, la seguridad, incluso la esperanza que a veces nos resulta tan dolorosa e inútil en esos momentos difíciles.

También se trabaja  de cara al futuro con la comprensión, el desarrollo de fortalezas y virtudes como el valor, la objetividad, la equidad, la integridad…

En definitiva, todas aquellas emociones que tenemos guardadas en un cajón que nos cuesta abrir en esas situaciones que más necesitamos de ellas.

Y para finalizar, aquí unos pequeños consejos,a modo de resumen, sobre  algunas  pautas para aprender a ser más optimistas (Tomo nota yo también :))

  • Disfrutar de placeres simples. (Me canso de leer en cada uno de los manuales de Psicología que el Dinero no da totalmente la Felicidad sino, más bien, aquellos pequeños pero intensos momentos que pasamos haciendo algo que  realmente nos gusta y nos hace sentir bien con nosotros mismos como por ejemplo: charlar con amigos, escuchar música, hacer ejercicio, compartir un sueño con alguien o algo tan sencillo como ver una película en buena compañía).
  • Maximiza los Logros y Minimiza los Fracasos. (No todo son pérdidas por muy negro que lo veamos ahora, también hemos conseguido grandes metas y logrado algún sueño por pequeño que sea. Los fracasos también son oportunidades para reinventarse de nuevo, reflexionar en qué nos hemos podido equivocar y qué pensamos hacer para mejorarlo la próxima vez y si son situaciones que no están en nuestras manos tal vez es hora de cambiar de rumbo y enfocar nuestros objetivos en otra dirección).
  • Unos minutos para Ti. (Cuando el día casi ha terminado y aunque a veces estemos agotad@s, hay que saber recompensarse con una actividad que nos reconforte: escuchar música, leer un libro antes de dormir, ver una serie/película, un baño relajante… Antes de irnos a dormir, repasar sobre nuestro día, lo que hemos aprendido, los mejores y peores momentos y cómo los hemos afrontado.
  • Si te caes 9 veces levántate 10. (Adoro esta frase ❤ , es como mi grito de guerra aunque a veces me cueste ponerla en marcha. Nos caemos pero nos volvemos a levantar tardemos el tiempo que tardemos, es así y tiene que ser así. No queda de otra, caer y levantarse las veces que haga falta y si podemos tomarnos los problemas con humor y una sonrisa, entonces estaremos preparados para afrontar la vida con más optimismo y en definitiva para ser un poco más felices.
Anuncios

2 pensamientos en “Optimistas: ingenuos y soñadores?

  1. Yo recomiendo leer el artículo “La psicología positiva y sus amigos: al descubierto”, escrito por Marino Pérez Álvarez. En él, refuta la utilidad de la psicología positiva, duda sobre sus fundamentos científicos (lo más sencillo que podríamos decir sobre ella es que no es más que un conjunto de tautologías o, por ser buenos, de consejos que cualquier persona sensata podría dar) y, lo más importante, afirma que la gente que está en un estado de felicidad comete más errores al interpretar la realidad y se comporta de forma más egoísta con los demás. Esto último se debe a que, como se dice con frecuencia, la tristeza se pega, y la persona feliz no quiere que su estado de felicidad desaparezca por ayudar o simplemente considerar los problemas que tienen los demás. Parece mentira, porque siempre asociamos el egoísmo a la infelicidad y la tristeza, pero, según Álvarez, es justo al revés: la felicidad engendra egoísmo e indiferencia por el sufrimiento ajeno.

    Miren, yo creo que la felicidad no depende de nuestro talante; algunos hechos aciagos o, no necesariamente aciagos, sino simplemente malos, acaban por desanimar a la gente, y así deber ser, porque no podemos eliminar la tristeza.. La vida es muy difícil, y no siempre podemos poner buena cara al mal tiempo. Hay gente que ha tenido vidas horribles, y, por ello, no son optimistas; sería ridículo que lo fueran. Aunque, menos mal, la mayoría de la gente no vive vidas horribles. En cualquier caso, salvo contadas excepciones, yo no conozco a nadie que esté satisfecho con su vida; simplemente viven, y ya está. Se podría objetar que el hecho de que yo no conozca a demasiadas personas satisfechas no quiere decir que no las haya, pero, de verdad, me parece ridículo hablar de satisfacción, y no porque la gente quiera más de lo que tiene, sino porque están hartos de los problemas cotidianos: de pelearse con los familiares, de darse cuenta de que, en realidad, no tienen amigos, de discutir en las reuniones de vecinos, de soportar que les pidan más horas extra o de que les bajen el sueldo, etcétera.

    El dinero no da la felicidad, pero contribuye a que la vida sea plácida y abre todas las puertas que uno pueda concebir. Con dinero no tienes miedo de perder el trabajo, o, directamente, no necesitas ni trabajar. Con dinero no te tratan mal; te adulan, te hacen la vida más sencilla, te escuchan. Es así en la mayoría de los casos; razonar teniendo en cuenta las excepciones no lleva a ninguna parte.

  2. Me equivoqué al dar la referencia, perdón: el artículo de Marino Pérez Álvarez se titula en realidad “La psicología positiva y sus amigos: en evidencia”. Fue publicado en la revista “Papeles del psicólogo”.

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s